Treinta, mucho más que una novela romántica gay

27/07/17. Pablo González nos habla de su primera novela, Treinta, cuyo protagonista es Juan Marcos, un actor popular en España que se desplaza a Dublín para grabar una película. Allí vive nuevas experiencias que incluyen la posibilidad de salir del armario públicamente.

La novela se puede adquirir a través de la página de la editorial Khabox o de Amazon, y ahora también en la librería Cómplices de Barcelona.

Salmantino afincado en Pamplona, Pablo nos acerca a su ópera prima con la que ha accedido, con buen pie, en el mundo de la literatura.

pablo gonzález, firma libro Treinta-¿Cómo surgió la historia?

Yo viví unos años en Irlanda y cuando volví me imaginé cómo hubiera sido el caso de ir a Dublin en otras circunstancias, el exceso de imaginación hizo el resto. Me pareció una buena historia y pensé que tal vez podría escribirla.

La verdad es que con solo contar el choque cultural y lo buena experiencia que me supuso el conocer un país distinto con su lengua y sus tan diferentes hábitos, hubiera bastado para una buena novela autobiográfica pero decidí plantearme una novela para poder llevar la aventura por donde yo quisiera.

-¿Hasta qué punto es autobiográfica la historia que nos cuentas?

Pues más bien poco; salvo algunas anécdotas que me ocurrieron y que me parecieron graciosas, no diré cuáles por si acaso (aunque lo de la aventura en el guardarropa puede que sí haya ocurrido (sonrisas) no hay mucho de mí en el personaje principal ni en los secundarios. Comentaba con una amiga, cuyo nombre también utilizo, que es algo muy corriente entre los escritores noveles el utilizar la realidad más cercana para formar parte de sus historias. Es mi caso, solo que lo saco todo un poco de quicio para que no sea la verdad.

-La mezcla de la amistad con el sexo y el amor… ¿es peligrosa o combinación perfecta para crear una historia?

Cualquier combinación es buena para escribir, solo hay que tener claro que funcione con la trama y los personajes para que sea coherente. Me gustaba la idea de escribir sobre la realidad, pero la del día a día, y ahí todos conocemos como se mezcla el trabajo, la amistad, el sexo, el compañerismo. Eso es la vida después de todo, ¿no?. No quería escribir una novela solo de amor o solo de sexo porque no me parecía realista y quería algo que al lector le pareciese cercano y conocido, así que me decanté por meter en la batidora algo de sexo, amor, viajes, cine, amistad y todo lo que me fui encontrando por el camino.

-Tu novela se cataloga como “Romántica gay”, pero no responde estrictamente a sus parámetros. ¿Crees que es el género que más identifica este primer trabajo tuyo?

portada libro TreintaNo conocía el género hasta que mi editor calificó mi novela como tal, así que pensé que puestos a elegir esa etiqueta no sonaba mal. Todos sabemos que colocar etiquetas a todo no es buena idea porque siempre hay algo que nos separa un poco de esa idea preconcebida. En mi caso no se trata de dos personajes A y B que en las novelas románticas se plantean desde el principio y que se sabe que acabarán juntos como sea; yo quería romper un poco con esas ideas ya establecidas y salirme del tiesto. En la primera presentación que tuve del libro me aseguraron que el género Romántico Gay no existía y que se llamaba Homoerótica, pero esa etiqueta sí que no va con mi novela. Aunque trate el tema del sexo, no va solo de eso.

Cuando alguien me ha preguntado al respecto de la etiqueta les respondo con el ejemplo más cercano en el tiempo que conozco que es la última novela de Dolores Redondo y que trata la temática gay de manera muy natural y que no ha sido catalogada como Policiaca Gay. La diferencia es que se trata de una escritora de renombre como Dolores Redondo que no necesita etiquetas y yo sí, así que mi editor propuso crear una nueva después de hablar sobre que no cumplía con los requisitos románticos. Y ahí nació el Dick-lit.

- Dick-lit, un juego de palabras divertido.

Proviene de Chick-lit que es como los angloparlantes clasifican la literatura de género para mujeres con un poco de romanticismo y que ocurre en la actualidad, mezclando trabajo y vida social, actualidad. Un poco de lo que es la vida de hoy en día, no solo amor y ya está, algo así como Sushi para principiantes de Marian Keyes, en la que se mezcla un poco de humor, amor, moda, viajes. Pues eso quería hacer yo y como la novela va dirigida a hombres gays, aunque recientemente he descubierto que hay muchas mujeres leyendo novelas románticas gays, pues intentamos acuñar un nuevo nombre.

Dick, es una forma de dirigirse al miembro masculino pero en plan macarra y gracioso y como se parece a la palabra Chick pues nos pareció una buena manera de bautizar la inauguración del género.

-Aunque el protagonista es gay, la temática LGTBI se aleja de las publicaciones habituales en este sector. ¿Es totalmente intencionado?

autor Treinta en presentaciónSí, esa era mi intención. Cuando busco literatura gay lo primero que aparece en el buscador son libros de temática erótica o bien ensayos, Así que pensé que había hueco para intentar crear una nueva rama de literatura LGTBI en la que se tratasen temas más cotidianos y a la vez entretener y contar una historia que nos puede pasar a cualquiera. No todo lo que nos ocurre tiene que ver con la erótica, hay su momento para todo y no siempre nos apetece leer que nuestros queridos personajes se dedican todo el día a estar en la cama. Tal vez haya más libros con el tipo de temática similar al mío pero opino que no tienen suficiente visibilidad bajo el peso de esos dos tipos de libros que ya he mencionado.

-En la novela usas un lenguaje coloquial. ¿Esto responde al tipo de público al que te diriges?

Eso tiene que ver con mi idea de la literatura. Creo que no hay que perderse en las formas sino concentrarse en el fondo. Si alguna vez se necesita una floritura pues se pone, pero no hay que estar constantemente utilizando esdrújulas para impresionar a la gente, creo que hay que sonar realista y más con una obra de temática actual. Escribo como hablo y como entiendo que habla la gente a la que va dirigida la novela.

-Aseguras que escribes los libros que te gustaría leer.

Eso es lo que me trajo al mundo de la literatura. Me apetece leer más novelas de personajes con los que me identifico y con los gustos que yo tengo, lo cual me llevar a hacer un apunte sobre el tema de los osos dentro del mundillo gay.

Creo que es muy interesante salirse de los estereotipos de personajes que encajan con lo cánones establecidos de belleza a la hora de protagonizar novelas y películas. Más allá de que sean mis preferencias concretas me gusta la idea de dar espacio para esos personajes que solo se utilizan para ser graciosos y nunca les dejan ser protagonistas. Creo que ya es hora de sacar en los libros personajes del día a día, imperfectos para unos pero perfectos para otros, con fallos y taras como las tenemos todos; siempre hay alguien al que le hacemos tilín.

-¿Estás trabajando en tu próxima novela? ¿Nos puedes contar algo?

WKGSbdLBEn la próxima novela, que espero salga el año que viene, vuelvo a llevarme a los lectores de viaje. Esta vez a Berlín porque me encanta cualquier excusa para viajar y estuve en la capital alemana para documentarme hace dos veranos y fue toda una experiencia. La trama transcurre durante la época del muro que separó en dos la ciudad y que es un periodo que siempre me ha parecido muy intenso y dramático y que ha pasado desapercibido para el gran público a la sombra de la Segunda Guerra Mundial.

Además, incluyo otra vez personajes de origen español porque me encanta ese choque de culturas. Desde luego hay amor pero esta vez lo combino con una trama de un tono más negro para que el lector esté entretenido con algo más que amores y desamores, así que hay una buena dosis de investigaciones y espionaje. ¡Y osos!