Las conductas LGTBfóbicas han de ser sancionadas

14/05/17. Desde la Federación Estatal LGTB se demanda un debate constructivo en la tramitación de la ley de igualdad LGTBI, ante la polémica creada por algunas voces que han criticado que se contemplen sanciones administrativas ante casos de lgtbfobia y delitos de odio llegando, incluso, a hablar de “ley mordaza”.

Desde la Federación se indica que “resulta indudable que es necesario combatir tanto las agresiones físicas como las verbales, y que existen conductas (por hechos o palabras) que son ilícitas y deben ser sancionadas. Las herramientas del Estado de Derecho no han funcionado hasta ahora puesto que la LGTBIfobia está lejos de remitir“.

logoleylgtbi_2002El proyecto de ley de igualdad LGTBI está basado en el principio de mínima intervención penal; “el derecho penal puede ser eficaz para actuar en el campo de los delitos de injurias, agresiones, amenazas… etc, contra personas individuales pero no lo es para el ámbito de los discursos de odio, es decir, de ideas que alimentan la discriminación, el odio y las agresiones contra determinados colectivos que el pensamiento y el orden social tradicional ha marginado, perseguido o sometido a una posición de desigualdad o sometimiento (mujeres, personas LGTBI o personas gitanas)“.

Se defiende la dotación de herramientas eficaces para que el Estado democrático de Derecho pueda combatir la discriminación y las conductas e ideas que alimentan el odio contra el colectivo LGTBI. Es más, en algunas autonomías ya se hace uso del Derecho sancionador administrativo para combatir la desigualdad y la discriminación, por ejemplo contra las mujeres en la Ley de Igualdad del País Vasco, o en las leyes antidiscriminatorias contra el colectivo LGTBI que ya están en vigor en 11 comunidades autónomas.

Desde la FELGTB se considera preferible que las conductas ilícitas sean sancionadas en el ámbito jurisdiccional; “habría para ello que dotar de más medios a las fiscalías (creando más fiscalías especializadas para combatir los delitos de odio) y a los tribunales. Algo que demanda este proyecto de ley“. Además, se recuerda que, al tratarse de procesos administrativos, las posibles sanciones son susceptibles de control judicial a través del correspondiente recurso administrativo.

Se demanda a la sociedad y a las fuerzas políticas un debate sosegado y tranquilo, enriquecedor y generoso, alejado de enfrentamientos partidistas

Y se recuerda que el texto es susceptible de enmiendas durante el periodo de su tramitación “para conseguir la mejor ley posible en el marco de la legalidad vigente. FELGTB seguirá abierta, como lo ha estado hasta ahora, a todas las aportaciones que enriquezcan el texto sin restar en derechos“.