Gandia también canta “borinot” y no “maricón”

08/03/16. Gandia se suma a la campaña “Cantem el borinot el que no bote”; una iniciativa de Lambda Valencia con la que se pretende conseguir unas Fallas más respetuosas con la diversidad sexual, familiar y de género.

Cartell Borinot GandiaEl Ayuntamiento de Gandia, junto a la Federació de Falles de la ciudad, la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana y los dos colectivos LGTBI de Gandia (Independence Gay y CLGS), da un paso más hacia la plena normalización de la homosexualidad, bisexualidad y transexuaidad.

La edil de Igualtat, Diversitat i Polítiques Inclusives, Lorena Milvaques, ha querido hacer un llamamiento a agrupaciones musicales, comisiones falleras y ciudadanía en general para que hagan uso de la nueva versión sustituyendo la palabra “maricón” por “borinot”. Según Milvaques, “nos adherimos a la campaña para erradicar la letra ofensiva hacia las personas lgtb y sus familias y optar por la versión más respetuosa“.

_MG_3793 copiaEl presidente de la Federació de Falles de Gandi, Telmo Gadea, ha destacado el carácter solidario y respetuoso del colectivo fallero. “Hemos de ser sensibles a todas las realidades. El cambio de la letra de la canción es un objetivo que podemos alcanzar sin problema ya que, sin duda, la diversidad sexual está también en las fallas“. El edil delegado de Fallas, José Manuel Prieto, ha señalado que “el hecho de que las fallas se ofrezcan para ser ejemplo de igualdad refleja el caràcter de las fallas y de los colectivos que se adhieren a la campaña. Las fallas son ejemplo de las cosas positivas que pasan en la ciudad“.

Desde Independence Gay Asociación se ha puesto el ejemplo de la comisión de la Falla Plaça El·líptica, que el año pasado ya se sumó a la campaña de Lambda y han conseguido resultados; según los propios falleros de dicha comisión, incluso los más pequeños ya tienen asumida la nueva versión de la canción y cuando empieza a sonar ya cantan “borinot el que no bote”.

El representante de CLGS ha indicado que la versión que se pretende erradicar es ejemplo de la discriminación invisible con gestos y actos simbólicos, siendo posible disfrutar de las fallas sin discriminación y manteniendo el carácter festivo.