Una visión fotográfica renovadora de la transexualidad

Ángel Guzmán

Ángel Guzmán

18/11/15. ¿Por qué una persona en su sano juicio escogería una forma de vida que implica tantas dificultades, prejuicios y discriminaciones? Ésta es la sinopsis de la obra “I want to be a butterfly” del fotógrafo granadino Ángel Guzmán.

Un proyecto fotográfico que nos aporta una visión totalmente renovadora de la representación de la transexualidad. Una temática que ha sido objeto de representación en el ámbito artístico desde hace más de dos décadas. Pero Ángel Guzmán no sitúa el centro de gravedad en el cuerpo, sino en el contexto. Enfatiza en el denominador común y no en la diferencia.

Las obras han estado expuestas en Badajoz en el Fancinegay 2015 y en febrero se instalarán en el Ateneo de Malaga.

guzman mariposa2Como se señala en la explicación de su proyecto, “cuando se habla de una persona transexual solemos reducirla a ese hecho únicamente, olvidando a todo aquello otro que compone y rodea a la persona“.

A través de nueve retratos de personas de distintas edades y sexos, Guzmán intenta llenar ese vacío y mostrar cómo los estados y sentimientos derivados de su situación son iguales a los que cualquiera de nosotros puede sentir pese a deberse a causas diversas, como la soledad, el abandono, la decepción o la incertidumbre.

En la memoria del proyecto fotográfico, se incluye una idea clara: no han elegido ser transexuales. “Quiero ser invisible. Que no me señalen, me insulten o sea objeto de agresión. Quiero ser mariposa para que mi metamorfosis sea rápida. Quiero ser visible siendo yo“. A medio camino entre la fotografía documental y la fotografía escenificada, el autor de este proyecto nos muestra una realidad todavía oculta y desconocida a través de personas reales, historias reales y una ambientación cuidada.

Diferentes ámbitos de la vida vistos desde otra perspectiva.

Historias cargadas de sentimiento al juntar el amor, la familia, la infancia, el instinto maternal, la sexualidad o la soledad con la incomprensión, el rechazo, los miedos o las inseguridades.

La fotografía titulada “Mariposa” abre o cierra la exposición.Por un lado, representa de un modo literal el título de la muestra y, por otro, condensa todo el subtexto de las otras ocho obras: la transformación y el renacimiento.

Y es que la mariposa es el símbolo principal de esta serie fotográfica, es un cambio, un recorrido, un final. “Un largo camino hacia una deseada metamorfosis, que siempre será recordada por las cicatrices dejadas en la piel. Una fotografía de esos primeros momentos en el que la mariposa sale de la crisálida para empezar a vivir su nueva vida“.

Toda la información sobre el autor, su obra, sus proyectos y su trayectoria, en su web oficial, www.angelguzman.es. Como resume el propio autor, “no represento transexuales; represento a personas; represento situaciones determinantes en la vida; represento sentimientos“.