Guía para la prevención del VIH en personas mayores gays y bisexuales

19/08/15. Visibilizar a las personas mayores como sexualmente activas y llamar su atención sobre la prevención de las ITS y el VIH.

cartel sidaÉste es el objetivo de la nueva guía dirigida a los gays y bisexuales mayores de 50 años bajo el lema “La sexualidad no tiene fecha de caducidad”, que acaban de presentar en Madrid la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y la Fundación 26 de Diciembre (F26D).

Según datos oficiales, los mayores de 50 años representan el 13,1% de los nuevos diagnósticos de VIH. En España, entre 120.000 y 150.000 personas están infectadas y alrededor de un 30% desconoce que lo padece.

Y las relaciones homosexuales siguen ocupando el primer lugar de la transmisión. Entre las personas homosexuales, el 80% de las nuevas infecciones se dan entre personas de 43 años, mientras que el 66% de las de 49 años llegan con diagnóstico tardío; lo que no significa que no pueda tratarse.

Cifras que aumentan cada año.

En esta primera guía dirigida a los mayores gays y bisexuales se tratan aspectos como la prevención sexual y la discriminación social y laboral que conlleva el VIH.

imagen sidaSegún el presidente de la F26D de mayores LGTB, Federico Armenteros, “se trata de dar un paso más para trabajar con este mundo tan desconocido como son las personas mayores y su sexualidad” y ha añadido que “su vida sexual no ha terminado por ser mayores“.

La represión sufrida en el pasado, la soledad, el miedo o la vergüenza son factores que influyen en las personas mayores con problemas en su salud sexual. Los mayores con el virus VIH tienen dificultadas para acceder a residencias y centros de día, tanto privados como públicos.

Durante la presentación de la guía, desde las dos entidades colaboradoras se ha reivindicado que la Organización Mundial de la Salud cambie la denominación del Sida como enfermedad infecto-contagiosa por la de enfermedad transmisible, ya que con un tratamiento médico se pueden evitar futuras infecciones.

Y es que cambiar la denominación del Sida solucionaría el problema de esa limitación de acceso en España de acceso de las personas mayores infectadas a las residencias y centros de día, que se ven obligados a acudir a ONG’s, según la F26D y la FELGTB.

Además, ambas entidades piden a todos los partidos políticos que, “ante las próximas elecciones generales, se comprometan a alcanzar un Pacto de Estado frente al VIH, el estigma y la discriminación, que incluiría el compromiso de promover el citado cambio por parte de la OMS“. Las personas mayores, según las entidades que han realizado la guía, “tienden a ver la infección del virus VIH como algo lejano y que solo afecta a los jóvenes“.