“La Policía es un cuerpo machista y si eres gay parece que no puedes dar la talla”

Manuel González, presidente Gaylespol

Manuel González, presidente Gaylespol

05/02/14. Entrevistamos a Manuel González, presidente de la Asociación de Policias Gays y Lesbianas de España, GAYLESPOL. Confirma que la Policía es un cuerpo machista donde parece que el ser gay impida “dar la talla“. Ayudan a compañeros a superar el miedo al rechazo y trabajan por acercar la Policía al ciudadano. Cuentan con 120 socios, pocos comparados con los 3.000 socios en la Asociación del Reino Unido, por ejemplo. Ellos intervinieron en la detención de siete personas en el caso “Pilla Pilla” y siguen en alerta por si se reabre el caso. Hace unos años, GAYLESPOL inició una campaña para fomentar que se denunciaran los hechos de homofobia a la Policía, “No te lo calles, denúncialo/No t’ho callis, denúncia-ho”.

-No debe ser fácil ser gay dentro de la Policia y, mucho menos, reconocerlo públicamente.

Exacto, la Policía es un cuerpo machista por lo que parece que si eres gay no puedes dar la “talla”.

-¿Por qué nació la asociación? ¿Se daban ya demasiados casos de actitudes o acciones en contra de agentes LGB?

Nació por empuje de otras asociaciones europeas que llevan muchos años trabajando y vimos que en España hay mucho por hacer, tanto dentro de la Policía, como socializar la Policía y acercarla al ciudadano.

 -¿Actualmente, se dan casos de discriminación entre compañeros o con superiores?

Si, hay casos. Algunos entre compañeros en modo de menosprecios, y por parte de algunos superiores que dificultan el ascenso o discriminan en los servicios diarios. Tenemos socios y conocemos personas gays y lesbianas en la Policía que no quieren que se conozca públicamente su orientación para poder acceder a puestos elevados. O algunos que no lo ocultan pero cuando llega el momento del ascenso se mantienen en la sombra. En Europa esto no pasa.

 Foto Gaylespol 3-¿Se forma específicamente a los agentes para atender casos de odio y discriminación homófoba?

En según qué lugares. Hemos avanzado mucho en Catalunya con protocolos y cursos en estas materias para Mossos d’Esquadra y algunas policías locales, pero en el resto del país no se está desarrollando aún como debería.

 -¿Se debería impulsar en todas las autonomías la formación sobre la lucha contra la LGTBfobia y atención policial a las personas LGTB?

Si, es muy importante que las personas LGBT se sientan protegidas por la Policía, ya que somos los primeros garantes de los derechos y libertades de todos los ciudadanos, y cualquier policía debería estar preparado para cualquier situación. Además, habría otro efecto interno en la Policía: a mayor formación, mayor conocimiento y mayor aceptación.

 -Aunque esporádicamente, existen denuncias por muestras y manifestaciones LGTBfóbicas por parte de miembros de la Policia, que dañan la imagen de la Policia como institución y van contra la protección de los derechos de las personas LGTB.

Es cierto, esas muestras de homofobia no ayudan en nada. Y estos casos, por desgracia, ocurren. Repito que son cuerpos machistas. Creo que la burla y la mofa hacia personas lgbt pertenece al pasado y se debe erradicar, y para eso deben ser severos los controles internos y la justicia.

 -¿Cuál es la evolución de la estadística de delitos de odio y discriminación?

Es complicado decir un número y, aunque pueda parecer que ha aumentado, la cuestión es que hasta hace poco no se contabilizaba ninguna denuncia. Sólo en Catalunya se lleva haciendo algunos años y comienza a hacerse lentamente en el resto del Estado, pero hace falta que todos los cuerpos decidan contabilizarlo y darle la importancia que tiene, junto a las fiscalías creadas a tal efecto.

 -En muchos países se criminaliza y penaliza la homosexualidad. En España, las personas LGTB fueron perseguidas en la dictadura franquista y la homosexualidad estaba penalizada hasta enero de 1979. ¿Imposible que esto vuelva a ocurrir en España?

No digamos imposible. Debemos estar alertas. Hasta bien entrada la democracia tuvimos alguna ley como la de “escándalo público” que aún sigue en mente de muchas personas. Es complicado este cambio tan grande que ha dado nuestro país, para bien. En Europa es cierto que estamos entre los más abiertos y la sociedad avanza rápido, pero hay países dentro de Europa en los que la homosexualidad está aún vista con mucho recelo, como en Italia. Y no digamos lo que ocurre en Rusia, que está muy cerca y las leyes son homófobas y la comunidad internacional no hace nada para atajarlo. Sin olvidar que hay muchos países donde es delito o ,incluso, se aplica la pena de muerte. Por eso insisto, no es imposible que vuelva a ocurrir en España. Parte de la sociedad es homófoba, como las manifestaciones en pro de la familia que escondían un gran rechazo a los gays y lesbianas. Algunos sólo necesitan que alguien les pulse el botón para que vuelvan a salir a ejercer la discriminación.

 Foto Gaylespol 2-¿Principales retos que os habéis marcado en Gaylespol?

Entre otras cosas ayudar a otros agentes a superar el miedo al rechazo y acercar la Policía al ciudadano. Y, como no, que la Policía esté mejor formada y cualquier miembro pueda y sepa tratar a cualquier ciudadano independientemente de su sexo, color, raza, orientación, género, etc. Y muy importante, que los avances que se han hecho en Europa, y que hemos logrado que se inicien en Catalunya, se extiendan a todo el Estado, y que las administraciones se tomen los casos de delitos de odio y discriminación con suma importancia.

 -¿Contáis con apoyo financiero externo de las administraciones?

En general nos movemos con las aportaciones de socios y, en algunos casos para realizar un proyecto en concreto como conferencias europeas, sí tenemos alguna subvención.

 -¿Colaboráis con otras entidades?

Si, colaboramos con el sindicato CCOO que fomenta cursos de formación para policías y nosotros ofrecemos charlas para que se conozca la diversidad y la legalidad vigente al respecto. Y hemos firmado un acuerdo de colaboración con la asociación de Guardias Civiles, AUGC.